Alineado entre los volcanes de la Garrinada y de Montolivet, el Montsacopa tiene un cráter circular producto de una erupción estromboliana poco explosiva de hace unos 100.000 años. Declarado Reserva Natural del Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa, está integrado plenamente dentro del núcleo urbano de la ciudad. La iglesia de Sant Francesc y las dos atalayas en la cumbre del cráter hacen del Montsacopa un lugar de incomparable belleza paisajística. Su desnudez y la excepcional ubicación lo han convertido en un magnífico mirador de la ciudad de Olot, de gran parte de la zona volcánica y de la Alta Garrotxa e incluso de las cimas más próximas de los Pirineos.

Acceso: Recomendamos acceder al volcán andando desde la oficina de turisme d'Olot (35 min). Es un itinerario que consta de dos partes bien diferenciadas: primero un recorrido por el casco histórico de la ciudad, y seguidamente la propia subida, de unos 100 metros de desnivel, hasta el cráter del volcán. Otra opción es acceder desde el aparcamiento del cementerio de Olot (25 min).